Contáctanos en Facebook Contáctanos en Twitter Contáctanos en Youtube Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo. Contáctanos por Skype
Jueves, Diciembre 12, 2019
Lunes, 25 Noviembre 2013 17:09

Como Buda, Tú Eres de Oro

En Bangkok se encuentra el Templo de Wat Traimit, también llamado Templo del Buda de Oro. Su interior alberga una estatua de Buda de 4,6 metros de altura y un peso de 5 tonelada de puro y macizo oro. Esta hermosa imagen data del siglo XIII y hasta el año 1957 no fue descubierta como se exhibe ahora.
Ante posible invasiones y saqueos por parte de los birmanos, los monjes de la época decidieron cubrir su más preciado tesoro con arcilla y barro, integrando en una gran tosquedad la hermosa figura de Buda. Ante aquella imagen fea y abrupta nadie reparó y su ignorancia salvó el hermoso tesoro que albergaba en su interior.
Todos los monjes murieron y el gran secreto se fue con ellos. Una triste y tosca figura de Buda permaneció durante años en su templo originario de Ayutthava.
En 1957, ante un proyecto de demolición del antiguo templo un grupo de monjes tuvo que trasladar y reubicar al gran Buda de arcilla en un nuevo templo. Cuando la maquinaria empezó a mover la gigante estatua se empezó a rajar y para colmo empezó a llover. Se ordenó bajar la imagen y cubrirla con lona plástica en espera del nuevo sol. El monje encargado de la supervisión del traslado, una vez escampada la lluvia, con una linterna en la mano se aproximó a la estatua para evaluar los daños y cuál fue su sorpresa al entrever reflejos dorados entre el espesor del barro. Con un martillo y cincel empezó a sacar bloques de barro, a medida que más arcilla desprendía más brillo salía de la estatua de Buda.
Hoy día se expone esa maginificiente y hermosa figura junto con un trozo de la simple y áspera arcilla que recubría tal belleza.
Como tantas historias que nos envuelven y nos transmite un tiempo pasado... nuestra vida es una hermosa metáfora.
La vida, los golpes, los desengaños te llevan a crear esa capa protectora. Siempre y cuando recuerdes que debajo de esa arcilla hay un corazón de oro...protégete como mejor puedas o sientas. Si alguna vez confundes tu capa protectora con tu esencia párate y reacciona. Tú no eres barro, no embrutezcas. Eres oro, brilla como tal.
Nuestro rol en esta sociedad consumista y de prisas es olvidar nuestra esencia de luz y de amor. Nos sentimos cómodos ante un estereotipo de fortaleza externa, de apariencia dura y segura. Pero realmente...eres barro o eres oro?
Visto 17565 veces Modificado por última vez en Jueves, 09 Enero 2014 17:44

Últimas noticias Blog

Puedes realizar una donación pulsando sobre el botón Paypal

Últimos comentarios

Información de contacto

Un nuevo paradigma

Si piensas que sólo existe una realidad, la que tocas y percibes con tus sentidos físicos, es que aún duermes.

Despierta y comprueba que hay realidades paralelas que coexisten con nosotros, aunque aún no puedas sintonizar con ellas.