Contáctanos en Facebook Contáctanos en Twitter Contáctanos en Youtube Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo. Contáctanos por Skype
Lunes, Septiembre 16, 2019
Miércoles, 01 Enero 2014 20:02

Re-Aprende a Decir No

La primera palabra que aprendiste cuando eras niño fue el monosílabo No.
Aun sin saber hablar tu primera expresión oral fue No.
Antes de saber decir papá o mamá de manera natural y sin previo aprendizaje supiste decir No.
Cuando la papilla no te gustaba girabas tu cabeza de izquierda a derecha y sin saber estabas diciendo No.
Ese primero gesto, y después palabra, te sirvió de manera grandiosa; descubriste que era una palabra mágica y que te favorecía y reafirmaba tus deseos...¡qué poder tenía aquella palabra!
Cuando fuiste creciendo se invirtieron los factores y esa majestuosa palabra se convirtió en odiosa.
El No hasta ahora balbuceado iba creciendo a medida que lo hacía tu vocabulario pero para tomar una connotación prohibitiva. El No en boca de tus padres, de tus profesores...ya no era tan mágico.
Hoy, de adulto, la carga que conlleva el No te traslada inconscientemente a su efecto negativo, de castigo, de prohibición.
Energéticamente es una palabra de reminiscencias desagradables de tono áspero, duro....en contraposición a su competidor el Sí, más dulce y melodioso.
Bien pues ese monosílabo que intentas evitar por el poder negativo que se le ha concedido es muy importante utilizarlo no como castigo al otro, sino como recompensa a ti.
Re-aprende a decir No como cuando eras un niño, guiado por tu instinto más puro e inocente y a la vez sabio; porque sabías que te favorecía y lo utilizabas sin ninguna carga añadida de negatividad o fealdad.
Sencillamente sentías decir No y decías No, y no dañabas a nadie por hacerlo. Esa sensación de daño, de dolor vino después, se asoció después y por ello ahora la evitar para no dañar. Pero, ¿no te estás dañando a ti por no decirla?
Si sientes que debes decir No pero cedes por no dañar, pregúntate primero cómo te sentirías si lo dijeras, y si la satisfacción y el desahogo es más importante que el efecto de tu negativa, ¡hazlo!
Sé dueño de tus Noes conscientemente.
Si el efecto puede ser atroz para tu vida social y aún no estás preparado, no pasa nada; habrá más momentos para poner en práctica tu re-aprendizaje.
Y recuerda que es sólo una simple palabra... la connotación la da tu creencia mal aprendida.
Visto 5896 veces Modificado por última vez en Jueves, 09 Enero 2014 17:54

Últimas noticias Blog

Puedes realizar una donación pulsando sobre el botón Paypal

Últimos comentarios

Información de contacto

Un nuevo paradigma

Si piensas que sólo existe una realidad, la que tocas y percibes con tus sentidos físicos, es que aún duermes.

Despierta y comprueba que hay realidades paralelas que coexisten con nosotros, aunque aún no puedas sintonizar con ellas.