Contáctanos en Facebook Contáctanos en Twitter Contáctanos en Youtube Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo. Contáctanos por Skype
Lunes, Septiembre 16, 2019
Domingo, 13 Abril 2014 07:38

Pensamientos y Emociones

Podemos definir emoción como la alteración del ánimo debido a un estímulo.
Sin estímulo no hay emoción como sin causa no hay efecto.
El gran alterador de nuestro ánimo ya sea en positivo o en negativo, ya sea pasajero o intenso siempre es el pensamiento.
Esa onda constante e insaciable llamada pensamiento está activa todo el tiempo y su función es realmente necesaria para nuestra supervivencia. Hay espacio para todo tipo de pensamientos, desde agradables a dolorosos, desde geniales a insulsos.
Nuestra gran fuerza motora  es el pensamiento. Ya en nuestro sistema nervioso actúa provocando impulsos nerviosos que crean nuestro movimiento tanto consciente como inconsciente.
Dan fe de ello las prótesis biónicas regidas por los impulsos eléctrico-nerviosos que se basan justo en  ese reconocimiento de un pensamiento como una voluntad y el movimiento posterior efectuado a través de dicha prótesis.
Una vez entendida la gran e inestimable función de nuestros pensamientos de forma global veremos como el estímulo que provoca esa emoción ya sea positiva o negativa crea una afectación en nuestro cuerpo y en nuestro día a día.
Las emociones positivas favorecen nuestro estado anímico y hacen más fuerte nuestro sistema inmunológico, la vitalidad es evidente en la persona.
Las emociones negativas crean el efecto contrario, las más comunes como rabia o miedo, las hemos sentido en el pecho como presión y palpitaciones; la ansiedad en más de una ocasión nos ha cerrado el estómago, etc. Hay innumerables síntomas que pasamos por alto como efectos naturales de ese estado emocional. Estamos tan acostumbrados a sentirlas que dejamos que pase nuestra crisis emocional como mejor podemos sin apreciar su afectación en nuestro organismo.
Bien pues debes saber que las emociones son energía y la energía nunca muere sólo se transforma, por ello debe ser expresada, nunca reprimida. Su expresión es su transformación. La vibración energética que captan tus órganos en resonancia a la emoción es acumulativa y aún a pesar de no ser visible al ojo humano el efecto si es somatizado por el cuerpo.
Si el pensamiento es la causa y la emoción su efecto lo ideal sería dominar la causa, pero dado que es más complicado sólo obtener pensamientos equilibrados, aunque para conseguirlo hay infinidad de herramientas y muy efectivas;  desde meditación, respiración, mantras, etc. vamos a saber cómo gestionar esas emociones nocivas de manera realmente sencilla y efectiva.
Sólo necesitas expresarlas.
Si las expresas las transformas. No hay necesidad de expresarlas a la persona que causó en ti esa emoción.  Escríbelo todo en una carta, como surja, no lo pienses demasiado deja vía libre a tu rabia, tu indignación, tu dolor. Vas a expresarla a tu inconsciente en voz alta y clara, arrastrando en cada palabra todo lo reprimido. Si puedes hazlo ante un espejo mirándote a los ojos, no leyendo sino sintiendo en ti el desgarro de la emoción y cuando acabes rápidamente quema la carta.
Sentirás en ti una gran liberación, como si retiraran de ti un gran peso.
Es así; has transformado en sutil, en etéreo el peso energético de la emoción.
Utiliza este sencillo y poderoso sistema para sacar de ti toda emoción enquistada ya sea nueva o antigua.
 
Visto 31908 veces Modificado por última vez en Domingo, 13 Abril 2014 08:03

Últimas noticias Blog

Puedes realizar una donación pulsando sobre el botón Paypal

Últimos comentarios

Información de contacto

Un nuevo paradigma

Si piensas que sólo existe una realidad, la que tocas y percibes con tus sentidos físicos, es que aún duermes.

Despierta y comprueba que hay realidades paralelas que coexisten con nosotros, aunque aún no puedas sintonizar con ellas.