Contáctanos en Facebook Contáctanos en Twitter Contáctanos en Youtube Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo. Contáctanos por Skype
Lunes, Septiembre 16, 2019
Lunes, 03 Noviembre 2014 16:30

El Momento Correcto

Entre las diferencias culturales de Oriente y Occidente siempre pueden aparecer pequeños tesoros desconocidos pero de gran sabiduría, sobre todo para momentos de introspección o necesidad de respuestas.
 
En la cultura no occidental hay la férrea convicción de que todo ya está predeterminado y escrito en tu Estrella. En el mismo momento de tu nacimiento.
Esa aceptación y entendimiento es lo que crea ese estado de desafectación que no tenemos en la cultura occidental.
Hemos importado de estos países grandes cosas como su comida, su estilo de vida a través de disciplinas nuevas como el chi-kung, el yoga, el tai-chi, las meditaciones, etc. Hasta su medicina energética se ha instaurado en nuestra  sociedad.
Todo ello como grandes modas vienen y van, su enraizamiento no tiene gran profundidad , y es bien entendible que en una cultura occidental sólo se utilice como recurso para calmar y evadir el estrés diario.
 
Pero al igual que la lluvia es húmeda para todos, ya seas europeo, japonés, hindú o americano; así son también las leyes físicas y espirituales.
La aceptación y entendimiento  es cultural, pero la esencia es única e igual para todos,  afecte o no, según cada criterio.
En nuestro mundo occidental donde la parte egoica se pule como un brillante buscando la perfección del Yo, nos vemos abocados a controlarlo todo. Ya de pequeños la competitividad individualizada tiene gran peso en nuestra educación, es más fuerte que la grupal. Esa acción de dominar el medio, es el "yo controlo", es saber que todo el poder está en nuestras manos.  Y efectivamente es así pero en las pequeñas cosas superficiales del día a día.
Ese libre albedrío es de ínfima afectación comparado con tu Estrella ya escrita.
Por ello para saltar ese estado egoico que llevamos impreso de dominancia y poder sobre el medio, va bien recoger las leyes espirituales que afectan a todo tipo de persona y cultura; porque como las físicas, siempre estarán, las aceptes o no.
 
Las cuatro leyes espirituales.
 
1. "La persona que llega a ti es la persona correcta".
Es decir, nadie llega a nuestras vidas por casualidad. Todas las personas que están cerca de nosotros y con las que interactuamos, están ahí por una causa: ayudarnos a evolucionar y a aprender.
 
2. "Lo que sucede es la única cosa que podría haber sucedido".
Nada, absolutamente nada de lo que nos sucede en nuestras vidas podría haber sido de otra manera. Ni siquiera el detalle más insignificante. No existe el  "si hubiera hecho tal cosa hubiera sucedido tal otra...". No. Lo que pasó fue lo único que pudo haber pasado, y tuvo que haber sido así para que aprendamos esa lección y sigamos adelante. Todas y cada una de las situaciones que nos suceden en nuestras vidas son perfectas, aunque nuestra mente y nuestro ego se resistan y no quieran aceptarlo.
 
3."En cualquier momento en que algo comienza es el momento correcto".
Todo comienza en el momento indicado, ni antes, ni después. Cuando estamos preparados para que algo nuevo empiece en nuestras vidas, es allí cuando comenzará.
 
4. "Cuando algo termina, termina".
Simplemente así. Si algo terminó en nuestras vidas, es para nuestra evolución, por lo tanto es mejor dejarlo, seguir adelante y avanzar ya enriquecidos con esa experiencia.
 
Visto 5151 veces Modificado por última vez en Lunes, 03 Noviembre 2014 17:46

Últimas noticias Blog

Puedes realizar una donación pulsando sobre el botón Paypal

Últimos comentarios

Información de contacto

Un nuevo paradigma

Si piensas que sólo existe una realidad, la que tocas y percibes con tus sentidos físicos, es que aún duermes.

Despierta y comprueba que hay realidades paralelas que coexisten con nosotros, aunque aún no puedas sintonizar con ellas.